miércoles, 4 de mayo de 2016

LA VIDA SE DESLIZA SUTILMENTE POR LOS CRISTALES



    La vida se desliza sutilmente por los cristales. El mundo sigue rugiendo. Bullen insaciables masas, voraces criaturas de metrópolis que van siendo engullidas en un lodazal de vanidad e irrefrenables deseos de un poder económico y social que no sirve para nada. Sólo para intentar ocultar la realidad de la insignificancia y finitud del ser humano.
    El artista, olvidado de una sociedad que ha renegado del arte y sus misterios, observa sereno todo un desfile de histriónicas mascaradas.
    Y todo por buscar la sinceridad. Demasiado intenso y reflexivo el concepto de arte real, para un mundo sordo y ciego a todo lo que no sea el infantil juego del bienestar y los altos vuelos.

    La vida se desliza sutilmente por los cristales. De una lejanía indescifrable llega un canto ancestral, auténtico, insobornable; la esencia misma del arte con la que el artista da forma a los sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario