martes, 31 de octubre de 2017

LA VIDA


Es un profundo grito surgido de la nada,
alado coro dulce que entona una canción,
ruge en las aguas bravas que en la madrugada
rompen contra las rocas del viejo malecón;
traza en el cielo rutas de eterna melodía,
recorre los caminos de la desolación.
lanza al aire los versos que nunca aprendimos
y jalona de ausencias la eterna inspiración.

Eso es, sin lógica, sin edad, ni apellidos;
inexplicable espectro que afrenta la razón;
eso es la vida, que no ha conseguido
definirse ni darnos ninguna explicación.



lunes, 30 de octubre de 2017

EN BUSCA DEL SER HUMANO


Amar la Verdad
como única arma en un mundo de mentiras.

Buscar el Amor
como única meta en un mundo de odios.

Perseguir un Sueño
como única aspiración en un mundo de realidades.

Entender al Otro
como único fin en un mundo de incomprensión.

Admirar la Naturaleza
como único paraíso en un mundo de cemento y asfalto.

Revindicar la Nostalgia
como único legado en un mundo ahíto de futuro.

Encontrar el propio Yo
como única forma de salvarse de un mundo global y envilecido.

Alcanzar la Ataraxia
como único fin para no ser destruido en un mundo frío y cruel.



miércoles, 25 de octubre de 2017

LA NOCHE Y EL TIEMPO


Era una noche oscura, tétrica, silenciosa;
por las calles desiertas a mis oídos llegó
un llanto lastimero en la ciudad desierta
que el alma y los sentidos con brusquedad heló.

Y a lo lejos un claxon, el asfalto mojado,
la mirada perdida de alguien que se cruzó
con mis pasos inciertos en la brumosa noche,
brevedad, duda y sueño del inquietante Yo.

Hoy la vida se mece en columpios dorados,
canta la vieja urraca su irrepetible son;
mientras las horas siguen rotas en un suspiro,
nostálgicas escenas baten el corazón.

En un rincón pequeño, entre mil pensamientos,
en las noches de niebla, cuando no brilla el sol,
regresa el recuerdo de un tiempo gris incierto
que un dios cruel, silente, sin piedad destruyó.



sábado, 7 de octubre de 2017

NATURALEZA DE OTOÑO EN VIGO 2017


En el corazón de la ciudad, es posible encontrar rincones tranquilos; 

verdaderos remansos de paz en la vorágine de la metrópolis.