lunes, 21 de marzo de 2016

LA SIRENA Y EL LOBO - Marzo de 2016





Con tu cabello al viento, libre de ataduras,
elevando la voz en un largo grito
del que se hacen eco los montes y los valles;
 conocedora del llanto y de la risa;
alzas la mano y extiendes el brazo
 para frenar lo injusto de la vida,
para abrazar lo bello y lo esencial;
tú que eres el faro que alumbra
a un perdido navegante como yo;
la sirena que en otro tiempo varó
en las costas lejanas de juventud  y sueños;
mujer, verso inconcluso, misterio que encierras
todos los misterios en tu cuerpo de fuego,
en tu boca insaciable de besos infinitos;
a ti, en esta hora quieta, puedo seguir diciendo,
sin encontrar palabras suficientes,
lo mucho que deseo y lo mucho
que con furia inconsciente sigo amando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario