viernes, 26 de febrero de 2016

RELATOS ROTOS - IX - DESPUÉS, AMANECERÁ (JUVENTUD Y LIBERTAD)


PINTURA DE JULIO MARIÑAS


    Lleva la copa a sus sensuales labios para tomar una breve porción y saborear el vino con cuerpo, de cierta aspereza; entonces, mientras deja el borde del vidrio en su boca entreabierta puedo ver la lengua en el preciso instante en que se desliza por el interior de los labios en un último intento de retener el sabor inabarcable del vino. Sus delicadas manos posan la copa y el ángulo agudo que forma el vestido negro sobre el escote deja ver la tibia redondez de los senos que apenas asoman de la tela. Mientras balancea levemente la pierna que monta sobre la otra, las venas de sus pies morenos parecen serpentear por su piel al abrigo de la tenue luz. Así, obligados por la brevedad del vestido en su parte inferior, las pantorrillas y muslos se muestran cobrizos, torneados, contundentes. En ese tren inferior atesora ella cierta rotundidad que contrasta con la cintura de avispa y su parte superior, una firmeza salvaje, de leona potente y fogosa. De nuevo, lleva la copa a los labios, Ahora, sus ojos de azabache, rasgados, profundos, me miran en toda su realidad, adornados por el ondulado pelo que desciende por su frente cual madreselva distraída. Es un leve atisbo de luminosidad en ellos y una pincelada de sonrisa aflorando a sus labios lo que me dice que esta noche sólo será para los dos. El universo se detendrá en la penumbra de una habitación, pararemos el tiempo, seremos fieras insaciables, descendiendo al infierno y subiendo al cielo de la carne y el fuego, leves mariposas acariciando el universo inabarcable; la vida nunca volverá a ser tan intensa como hoy; desgarraremos el Yo más insondable para entregarnos al éxtasis supremo, el arte del placer y el desvarío que no ha podido ser reglado, ni escrito en ningún manual; el que han intentado reflejar los grandes poetas sin conseguir acercarse nada más que levemente; el que no representa ninguna lengua, porque es el lenguaje de la piel. Será la noche de la libertad; porque no hay sistema político ni religioso que pueda adjudicarse el más mínimo dominio sobre la fusión entre dos cuerpos. Esta noche será la cumbre existencial de nuestras vidas, donde ascenderemos a los lugares más recónditos de la lujuria y el éxtasis; la entrega máxima de cuerpo y alma; el Tú y el Yo esclavizados voluntariamente en una noche de dioses y de mitos desconocidos por la historia, donde todo el recuerdo y todo el olvido se diluirán en el sudor que perlará nuestra piel, nuestros cuerpos estremecidos en un canto de vida y muerte.
     Después, amanecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario