sábado, 21 de septiembre de 2013

LA JUSTICIA DEL HOMBRE LOBO - LEYENDAS URBANAS DEL SIGLO XXI (I) - Ensayo-relato

    En apariencia es un individuo normal. Tal vez algo reservado. Pero nada hace presagiar en él un instinto animal que late en sus entrañas y pugna por salir cuando la luna llena decora la noche. Entonces, imprevisible, ve transformarse su cuerpo y brotar la bestia que subyace en el rincón más atávico de su “Yo”. Hirsuto, ágil, ropas desgarradas, dientes afilados; recorre los bosques apareciendo y desapareciendo entre la maleza. Es el Hombre Lobo que tanto terror causó en otros tiempos en los poblados de humildes gentes. Ahora ha llegado nuevamente a la ciudad y se ha especializado en un tipo de víctimas determinado. A grandes rasgos se puede decir que son aquellos que viven bien a costa de haber arruinado la vida de muchos humildes ciudadanos. El abanico es amplio. El Lobisome transita las calles en las noches de plenilunio con un olfato especial para percibir humanos ambiciosos, soberbios, vanidosos, prepotentes y mezquinos. No podrán detenerlo si son atacados, porque las balas de plata les parecían demasiado míseras, y sólo tienen balas de oro que nada pueden contra el Hombre Lobo. Es la nueva leyenda urbana. Asegura que, un Hombre Lobo morderá a un poderoso en cada luna llena y, como por arte de magia, mientras la víctima padezca los efectos del ataque, todos los bienes robados serán devueltos a aquellos que han sido traicionados por el malhechor. Es la justicia de Hombre Lobo. Infelices soberbios, que os creéis tan seguros en vuestras torres de marfil, al amparo de un sistema enrevesado que favorece al poderoso y aplasta al humilde; temblad cuando la luna llena asome en el cielo, porque el licántropo vigila vuestros pasos en la noche que a todos hace iguales.


                                                

1 comentario:

  1. La sociedad actual necesita al menos un millar de esos superhéroes, jaja

    ResponderEliminar