miércoles, 18 de septiembre de 2013

EL ESCRITOR - (REFLEXIONES DE UN POETA EN LA SOMBRA - VI)

    Hay un profundo vacío entre los humanos. Se han hecho la guerra. Han firmado la paz. Así, una y otra vez desde el inicio de los primeros asentamientos, germen de la civilización actual. Pero hemos aprendido tan poco. La memoria, que debía ser cultural en el más puro sentido de la palabra, se ha convertido en memoria política. En nombre de las grandes líneas de pensamiento se mata y destruye, en lugar de abrazar y construir. Y el creador auténtico, que se resiste a seguir al rebaño, sigue emborronando hojas que duermen en cajones olvidados. Porque a casi nadie le interesa pensar y reflexionar sobre las grandes cuestiones que han movido y moverán el planeta que habitamos. El verdadero escritor busca en el fondo de su alma, ahonda en el interior de las almas que vislumbra entre la niebla de su condición mortal. La soledad sigue siendo su patria. El amor su bandera. No tiene más nave que su inquieta pluma para surcar los grandes mares literarios. Porque es muy fácil navegar en una piscina, en el pequeño riachuelo generoso. Lo difícil es entrar en las entrañas del pensamiento. Ingrata labor, que jamás llenará los escaparates de las grandes superficies comerciales. El mundo está dando cada vez más la espalda a todo aquello que no sea superficialidad. La belleza yace arrinconada en algún cuarto oscuro. Y, parece ser que, a nadie le interesa que salga de su encierro. Si brota con demasiada fuerza, tal vez la tierra en que vivimos sufra una crisis sin precedentes, para dar paso a los sueños y los deseos que, nos han querido hacer creer, son inalcanzables. Hoy, en el silencio de la habitación, vuelvo a sentir la satisfacción de seguir siendo fiel a mis principios. Algún día amanecerá. Abriré la ventana y una ráfaga de viento elevará cientos de papeles, miles de palabras; se alejarán de mí para no volver. Sonreiré y me sentaré tranquilo a contemplar la luz de un nuevo día.
FOTO DE JULIO MARIÑAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario