lunes, 30 de septiembre de 2013

BAILAR - (REFLEXIONES DE UN POETA EN LA SOMBRA - X)

    Existió un tiempo en el que, en las cálidas noches de verano, la música festiva se relajaba para dar paso a melodías lentas y cadenciosas. Entonces, dos jóvenes extraños se miraban entre la multitud, sonreían y abrazaban sus cuerpos para bailar al compás de la música. Era una escuela no oficial de aprendizaje para el amor. A veces mejilla contra mejilla sin decir nada; otras frente con frente sonriendo; algunas mirándose a los ojos. Las manos en la cintura, otras veces en la espalda, en ocasiones en los bolsillos posteriores de un vaquero. Era el despertar de sensaciones, cuerpos diferentes, olores, sabores. Podía llegar la palabra, siempre dulce o susurrante al oído. Incluso llegar a encontrarse los labios y fundirse en besos prolongados. Era el juego adolescente del amor. Privilegiados hemos sido aquellos que vivimos los tiempos en que bailar era una suerte de  magia, de conocimiento. Los desconocidos que se juntaban unos minutos, después se separaban sin decir nada; o continuaban bailando en la noche; o se perdían bajo el cielo estrellado. Hoy, de todo aquello, queda un mundo de sensaciones guardado en el rincón donde habitan las más románticas pasiones.

FOTO DE JULIO MARIÑAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario