miércoles, 30 de marzo de 2011

PASIÓN Y MUERTE DE UN HOMBRE LOBO

 PASIÓN Y MUERTE DE UN HOMBRE LOBO
Una ópera gótica

      La ópera más extensa, ambiciosa y original en su tratamiento musical que he realizado hasta la fecha, es un espectáculo gótico que tiene como eje central la figura de un hombre lobo, tantas veces plasmada en el cine y la literatura. Tiene todos lo elementos de amor y terror en un cuadro gótico que traza la música para, una vez más, hablarnos del   amor, la muerte y lo efímero de la existencia humana.

PERSONAJES
Marcos (hombre lobo)-barítono
Selene-soprano
María (joven del pueblo)-mezzosoprano
Padre de María-bajo
Madre de María-contralto
Matías (mayordomo)-tenor
Pueblo-coro
almas de los muertos-ballet.
  
    Una obertura atípica dentro de una ópera "clásica", comienza con un andante agitato.

 

Resuelve en un “Ballet hiriente”, desde el punto de vista compositivo es una secuencia de blues iniciada por bajo eléctrico, guitarra eléctrica y piano, para ir siendo retomada por los diferentes instrumentos de la orquesta en un crescendo incesante, mientras danzan los hombres y mujeres del ballet, hasta ser tomado el tema por la cuerda



 Desemboca en un solo de órgano, cuya melodía será el eje central de toda la ópera.


"En la lejana noche", aria de barítono que canta Marcos, es todo un alarde para el interprete que alcanza notas agudas de gran dificultad.  


 

EN LA LEJANA NOCHE

Aria de Marcos (Barítono)
De la ópera “Pasión y muerte de un Hombre Lobo”
Música, libreto y orquestación de
Julio Mariñas

El hombre solo camina por la vida,
Pasan los días, las horas se nos van.
En un eterno camino sin retorno
Vivir es un suspiro de cruda realidad.

Noche oscura que cobijas la mentira y la verdad.
Dame valor para lograr huir del mundo y su crueldad.
En una noche oscura la luna me miró
Aún conservo en mis pupilas, terrible resplandor.

Cuando las sombras se filtran en el alma
Y el viento silva entre las quietas losas,
Chirrían los goznes del corazón herido,
Se ve volar las aves a tierras misteriosas.

Noche incierta que devoras,
Oigo tu muda canción.
Intento sin conseguirlo
Romper mi desolación.
Y en la lejana noche
La luna transformó
Todo lo que era mío
Y el mundo me olvidó.


   El coro en procesión camino del cementerio canta "Leve suspiro lejano de un Dios"

   Dentro de tanta intensidad, el aria de soprano de Selene "La soledad", se encuentra entre los números más dulces de la obra.

El aria de mezzosoprano de María "En la noche callada", desemboca en uno de los momentos más terroríficos de la obra.


EN LA NOCHE CALLADA

María - Joven del pueblo
Aria de mezzosoprano de la ópera “Pasión y muerte de un Hombre Lobo”
Música, libreto y orquestación
De
Julio Mariñas

Todo es silencio mi casa está cercana,
El viento mueve la copa del ciprés.
Se ha hecho tarde, la noche solitaria
Y el eco de mis pasos me hace estremecer.

La juventud que anida en mi pecho
De sueños locos puebla mi corazón.
Por eso acudo en la noche callada
Junto a un amor prohibido. Será mi perdición.
Vivo ese tiempo en que la sangre fluye
Como un torrente que no tiene final.

Todo es silencio mi casa está cercana,
El viento mueve la copa del ciprés.
Se ha hecho tarde, la noche solitaria
Y el eco de mis pasos me hace estremecer.

La juventud que anida en mi pecho
De sueños locos puebla mi corazón.
Por eso acudo en la noche callada
Junto a un amor prohibido. Será mi perdición.
Vivo ese tiempo en que la sangre fluye
Como un torrente que no tiene final.

Y cada día una esperanza nueva
Calma mis locas ansias.
¿Quién está ahí? ¿Quién va? ¿Quién va?

La potente orquestación en el ataque del hombre lobo es una de las páginas más impactantes. Pero será el aria "Un infierno me habita" en la que el barítono tendrá que hacer gala de gran potencia y elevar tesitura, llegando hasta un sol 3.

    La ópera “Pasión y muerte de un Hombre Lobo” pretende ser una incursión musical en los terrores que habitan al ser humano; además de la eterna lucha entre el bien y el mal que subyace en el interior de todos nosotros.










No hay comentarios:

Publicar un comentario