viernes, 4 de noviembre de 2016

CARTA DE LA HIPOCRESÍA (Encontrada en un rincón olvidado)

    Habéis venido a mí con el rostro mendigante, cabizbajos, humillados, zaheridos. Pero yo no he sentido nada al veros. Sois tan patéticos con vuestros mensajes  de concordia, vuestro buenismo, vuestro pensar que los seres humanos son hijos de la bondad. Tengo un trono de alto material inflamable. Arrojo trozos de él cuando me place y siembro el caos, la discordia, la duda insufrible que os mantiene permanentemente azorados en el vértigo que da el abismo de la incertidumbre. Porque sois mortales y yo sólo soy un concepto. Por eso tengo el poder. Me importan un bledo vuestras debilidades, vuestras carencias, vuestros sufrimientos. Que seáis infelices alimenta mi poder hasta límites impensables. Bajo mi reino nadie está libre. Domino el mundo; probablemente, desde que el homo adquirió cierto grado de raciocinio. He conseguido que la sociedad y sus próceres apesten a mí. No podía ser de otra manera. Nadie está libre de mi influjo. Si alguno es inmune a mi poder; todos mis súbditos, que son la inmensa mayoría de los humanos, lo condenarán al ostracismo más salvaje. Todo a cambio de que yo, la Hipocresía, siga reinando. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario