miércoles, 2 de abril de 2014

HOMO VANITAS - LA ESTRATEGIA DEL MIEDO Y LA INCERTIDUMBRE

    Tened miedo a quedaros sin trabajo, tened miedo a quedaros sin casa, tened miedo a quedaros sin sanidad, tened miedo a la identidad cultural que provoca ruptura o a la fusión de culturas que provoca falta de identidad; tened miedo porque, mientras vosotros tenéis miedo, nosotros, los unos, los otros y los de más allá, nos seguimos alimentando de vuestro miedo y viviendo a costa de vuestros temores e inseguridades.

    Los dirigentes de uno y otro signo, dominamos los medios de comunicación y nuestra imagen y palabras copan las principales cadenas y los principales horarios. ¡Que se pudran los artistas; como son los escritores, compositores, pintores y demás creadores! Esos que hacían sentir y reflexionar a la gente sobre la esencia de lo humano. Ya hemos conseguido relegarlos para que los pueblos  piensen cada vez menos en el arte y en los sentimientos. Aquí todo el mundo a pensar en política y en nosotros; los unos, los otros y los demás allá; que somos los nuevos dioses de un Olimpo de falsedad y vileza. ¡Miedo, mucho miedo! ¡Incertidumbre, mucha incertidumbre! Para que no puedan pensar. Para que no sientan la belleza de la vida y las pasiones. Para que sólo piensen en cifras, estadísticas y su mente se convierta en analítica y fría. Esos son los ciudadanos que necesita el mundo. Ovejas que se dejen trasquilar. Vamos por buen camino. Porque ya podemos decir lo que nos da la gana, hacer lo que nos da la gana, suprimir o añadir las leyes que nos dé la gana; bajo el pretexto de lo mal que esta todo en la tierra y lo malos que hemos sido. ¡Desvarío de un mundo podrido por el dinero, la soberbia y la vanidad! Pero podrido para los comunes mortales. En nuestros mejores sueños vemos un mundo donde hemos por fin podido minar el ánimo de los ciudadanos y vivir bañados en dinero. Este es el nuevo siglo XXI que, gracias al ensayo que supuso el siglo XX, podemos llevar con firmeza. Si hay que hacer una guerra para seguir viviendo a costa de los pueblos, la hacemos. Si hay que hundir un país para seguir manteniendo nuestro sistema de grandes dirigentes, lo hacemos. Y a quienes atenten contra el bienestar de los grandes hombres que nos sostienen en nuestros puestos, los perseguiremos hasta erradicarlos. La masa ya ha sido adoctrinada convenientemente. Nos seguirá a unos, a otros o a los de más allá. De ese modo no existirá la independencia. Que nadie sienta el amanecer ni el anochecer; ni la ternura y belleza de la vida. Que se levante y acueste con miedo e incertidumbre hasta el último ciudadano, pensando en nosotros y nuestras cifras, en lo delicada que es su vida y el sufrimiento que padecerán; porque este mundo está muy mal y debe seguir así, para que nosotros podamos seguir acumulando riquezas a costa de la vida de la inmensa mayoría de la humanidad. Los ancianos que creían su vida hecha y ahora sufre los últimos años de su existencia, nos importan muy poco. Ni los niños indefensos que pasan hambre y miseria. Porque nosotros no tenemos conciencia. Sólo tenemos dinero y vanidad. El mundo es nuestro. Los esclavos del siglo XXI son la inmensa mayoría de las gentes. Pero no sólo esclavos físicos, sino que también esclavos psicológicos de una sociedad de consumo que hemos creado para poder seguir en la cúspide de la cadena trófica. Somos los depredadores devoradores de sueños. Si no te gusta la tierra que hemos creado, poeta, vete a otro planeta. Y que no se te ocurra hablar contra nosotros, porque será insultarnos. Y no se te ocurra decir lo que piensas, si no quieres que caiga sobre ti todo el peso de las leyes que convenientemente hemos ido adaptando para encubrir una dictadura mundial que somete al ser humano a la más execrable condición. Así es como tienen que estar todos los que no han sido capaces de ser como nosotros. Que somos gente de orden, sin escrúpulos, sin remordimientos y sin conciencia. ¡No lo olvidéis! ¡Vuestra obligación no es otra que seguir sintiendo miedo e incertidumbre! Este es el mundo que el ser humano se ha dado. Unos por ambición, otros por dejadez. Lo único que no entiendo es eso de sapiens. El nombre de la clase en la cumbre tendrá que ser homo vanitas. Espero que no lo olvide ese homo sapiens que, afortunadamente, va camino de la extinción.

FOTO DE JULIO MARIÑAS


2 comentarios:

  1. Me gusta mucho tu blog y tus escritos
    Yo tengo uno,pero el mío es de viajes
    www.dejarhuella.com
    No tiene el compromiso que tiene el tuyo
    Aunque también me gusta mucho escribir,no lo hago hace mucho tiempo
    El blog y las preguntas de las personas me tienen demasiado ocupada.Creo que no estoy usando mi tiempo de la forma en que debería
    Y tu blog es el culpable de que me esté planteando esta situación
    Pero ...GRACIAS , por ello
    Un saludo cordial
    Mónica Mariña ( de Argentina)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Mónica.
      He visitado tu Blog de viajes.
      Viajar es la mejor manera de aprender a conocer al ser humano y conocerse uno mismo.
      Un saludo.

      Eliminar