miércoles, 6 de abril de 2016

ESDEUNVIET - ESCENAS DE UN VIGO ETERNO - III - OCASO EN SAMIL



    La vida, con su canto eterno y presuroso, se ha ido derramando en un suspiro. Ante el ocaso de la playa, antesala de un océano inmenso, la noche va cerniéndose cual sombra de gigante que arribase a estas costas de Vigo. Mientras, los pinos callan acariciados en sus altas copas por una brisa dulce que siempre trae aromas de aquellos que un día partieron de estas aguas para no volver. Y el sol, como un caballero destronado, con elegancia infinita, parece alejarse allá en el horizonte dormido por el mar. A medida que la penumbra se adueña del ambiente, el Faro de las graníticas Islas Cíes va lanzando destellos; aviso a navegantes perdidos, errantes vagabundos sobre olas de sueños e ilusiones.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario