jueves, 27 de marzo de 2014

ANTES, AHORA Y SIEMPRE

    Hemos subido las cumbres donde los hombres han hablado con los dioses; hemos surcado los mares donde las musas juegan con las olas; hemos visto amanecer en las doradas costas donde las aguas se tornan mansas y devuelven al día vencido su festival de tonalidades celestiales; hemos descendido los ríos que mueren en océanos sin nombre; hemos roto las amarras del ocaso siniestro poblado de criaturas venidas más allá en la Dimensión Hiriente; hemos resistido el paso cruel de la Invisible Línea Ensangrentada por los rincones del alma y sus misterios; hemos danzado en la penumbra de los deseos y las furias; hemos agrietado la piel de los acantilados donde ruge la pasión y éxtasis; hemos libado el néctar de las más ignotas ambrosías cultivadas en los jardines perdidos en los tiempos; hemos derramado las lágrimas crueles de los tiempos de angustia; hemos reído sobre la sombra de nuestros fracasos y miserias; hemos dejado el aliento y el alma en cada jornada robada al tiempo y sus misterios. Y ahora, cuando los cabellos pugnan por decorarse con la nieve sutil de la vida ya cumplida; ahora, que sabemos lo que es amar hasta la extenuación y el desconsuelo. Ahora, ya no es necesario decir te quiero, ni estudiar tus formas sobre los lienzos etéreos de los años, ni hacerte melodías intangibles para decorar los sueños. Ahora, como siempre, es el momento de seguir manteniendo candente la eterna llama de los apasionados amantes; pero, con la serenidad que sólo da el libro de una vida escrito a golpes de pasión y sueños. Los mismos que, en la eternidad, nos mecerán en un incesante canto para la historia de los amores profundos, apasionados, tiernos e inagotables ante el paso de los siglos.

FOTO DE JULIO MARIÑAS


No hay comentarios:

Publicar un comentario