sábado, 3 de diciembre de 2016

SIN ALIENTO

    Escucha como caen los sueños desnudos y entregados en este otoño moribundo anunciador de un invierno crudo espeso y desolado que extenderá su frío halo sobre las ilusiones adormecidas en el solitario Valle Largo allí donde los senderos que un día caminamos siguen intactos conformando una estela de encuentros y desencuentros que llevan a ningún lugar conocido en un atardecer sereno y cadencioso de intrigas y pasiones extintas en el transcurso de noches ya lejanas cuando la luna de estío bañaba nuestros jóvenes cuerpos en la hoguera incesante de entrega y éxtasis vivido en voraces encuentros que el tiempo convertiría en adioses origen de nostálgicas tardes de soledad callada y rota en silencioso duelo que hoy aún se puede escuchar mientras las últimas hojas secas del otoño entregan su esencia a una tierra dolida pero siempre majestuosa y sabia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario