martes, 20 de septiembre de 2016

POETA Y POESÍA

Como  fulgor antiguo se muestra,
De la tierra emerge su espada
Que en destello infinito refulge
Emanando su luz a la nada.

Cual caballo brioso galopa
En la noche de brumas gravita,
Desde el más profundo sendero
Donde un antiguo canto levita.

Es un grito de adiós destronado,
Una leve oración contenida,
Un fantasma de oscuro pasado
Que sin rumbo pasea por la vida.

En la hora donde el ave calla,
Cuando el valle se duerme en la bruma,
A la sombra de la espesa mata,
Cuando ruge en la costa la espuma,

Allí el verso fugaz se derrama
Como un néctar de amargo destino,
En la tierra que ajena e ingrata
Sigue ausente a sus rosas y espinos.

Sólo, errante, el poeta a la brisa
De mañanas inciertas se entrega.
Lleva un alma arrasada de inviernos
Y una luz de inciertas primaveras.

Vuelve siempre la eterna canción,
La que brota en leves melodías,
Surca el cielo rojo de pasión
Y se mece en la noche más fría.

Poema ©Julio Mariñas 20-9-2016



No hay comentarios:

Publicar un comentario