viernes, 19 de octubre de 2012

LA OTRA CARA DEL SER HUMANO




Disparidad de formas, de conceptos, de versos inconclusos.
¿Hasta cuando la eterna mentira globalmente aceptada?
¿Hasta cuando los inertes cuerpos inocentes entre los escombros de la ambición humana?
¿Por qué rebaños de humanos siguen a pastores que predican bienestar por encima del tú, del yo, del nosotros?
Observo mi rostro en el espejo de las horas vividas, y me devuelve una imagen siniestra, desconocida.
Kafkiano producto que pugna por salir de mi interior, ante una sociedad que se abraza en su torre de oro fabricada por millones de cadáveres, millones de almas que nunca llegarán a crecer para poder saber de conceptos, ni del bien ni del mal.
Consciente de esta imagen feroz que me habita, suspiro aliviado porque aún no han podido arrancarme la pasión por sentir, la pasión por pensar en un mundo donde habiten mujeres y hombres libres. Seres humanos que sólo piensen en la belleza del sutil canto que susurran las estrellas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario