miércoles, 19 de septiembre de 2012

LAS MANOS


    
MANOS DEL AUTOR.

    Las manos creadoras. Aquellas que han tomado el bolígrafo o la pluma para dar forma a frases inspiradas. Manos con dedos cuyas yemas se han posado con insistencia, primero en máquinas de escribir pequeñas y acogedoras, después eléctricas; para, finalmente acabar aceptando el teclado del ordenador. Manos que han cogido el lápiz para esbozar paisajes, cuerpos desnudos o rincones sin nombre. Manos que se han manchado dando forma al barro entregado a inspiradoras formas. Manos que han tomado el buril para rasgar la madera silente, buscando en ella cuerpos recordados. Manos que han tapado el rostro de su dueño para calmar el llanto por la pérdida de los seres queridos. Manos que han agarrado al enemigo y golpeado su cuerpo en aceptado y singular combate. Manos que, mucho más que el rostro, son el espejo del alma de artista, del creador. Porque la cara asiste estática al discurrir de los días. Pero las manos abrazan en el encuentro y dicen adiós en la despedida. Las manos acarician con ternura y descubren las formas de los cuerpos entregados. Las manos agarran con fuerza, arañan y buscan el néctar de los dioses en los cuerpos que apasionados se entregan al delirio. Las manos, mucho más que los rostros, nos pueden decir “Ven”; nos pueden abrir la puerta que largo tiempo estaba cerrada. Las manos creadoras intentan cada día descubrir el misterio del arte y del amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario