viernes, 23 de septiembre de 2011

SEPTIEMBRE EN LA PLAYA DE OMAHA

Foto de Julio Mariñas

    El día esta lluvioso en la playa de Omaha. El viento acaricia mi rostro y flota en el ambiente una sensación

de solemnidad. Estoy en el lugar que probablemente cambió la historia del pasado siglo XX. El 6 de junio de

1944 comenzó el desembarco de Normandía, y con él, el inicio de la liberación que concluiría en París. Pero

antes, la playa de Omaha fue escenario de una de las más cruentas batallas de la 2ª Guerra Mundial. Con

sus 8 km de longitud, se extiende desde el este de Sainte-Honorine-des-Pertes hasta el oeste de Vierville-

sur-Mer. Fue la más difícil de ocupar. Aquí murieron 6.000 estadounidenses y 15.000 fueron heridos.

Finalmente, los soldados pudieron atravesar la playa y con dinamita destruyeron las fortificaciones. Hoy, las

costas de Normandía guardan el recuerdo de todos aquellos, jóvenes en su mayoría, que murieron por la

libertad. Cuando aún el mundo creía en esa palabra. Pero eso fue hace mucho tiempo. Siento bajo mis pies

la arena y sigo preguntándome “¿Hemos aprendido algo de la historia?”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario