jueves, 5 de marzo de 2015

DE LA MÚSICA Y LAS EDADES DEL HOMBRE


MOVIMIENTO – I – Allegro - INFANCIA
    Infancia rítmica y radiante; melodía en Do Mayor, sin apenas modulaciones; simples acordes de tónica, subdominante y dominante. Sencillez armónica como el desenfado propio de los parques de juegos. Las maderas -flautas, oboes y clarinetes fundamentalmente- sobresalen en el discurso orquestal, ayudados por apoyaturas, trinos y mordentes.

MOVIMIENTO – II – Andante con fuoco – JUVENTUD
    Melodía plena de romanticismo a veces, y otras caótica; alternancia de modos mayores y menores; acordes de séptima y novena; en ocasiones disonancias y pasajes atonales, modales, complejos. Las cuerdas fluyen con intensidad en combinaciones de matices; ahora forte, ahora piano; reguladores que desembocan en espléndidas sonoridades donde los timbres de las trompas brillan en todo su esplendor.
MOVIMIENTO – III – Moderato apassionato – MADUREZ
    Los violonchelos abrazan una melodía profunda en la menor; poco a poco, apoyados por dibujos de trompetas lejanas, los pasajes musicales se tornan complejos en un entramado de escalas de blues y las voces juegan con el swing y las inflexiones más intensas.

MOVIMIENTO – IV – Adagio melancólico – VEJEZ

    Sobre un lento pizzicato de las cuerdas, el corno inglés despliega su lejana y áspera expresividad. Después un coro a boca cerrada desvela una dulce melodía. Suenan espaciados los motivos, hasta que los timbales surgen rotundos ante la inminente entrada de fiscornos, trombones y tubas; en una marcha fúnebre, presagio del ocaso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario