miércoles, 9 de mayo de 2012

LA ESTRATEGIA DEL MIEDO



    No es nada nuevo; el miedo ha existido siempre. Consustancial al hecho de vivir, sirvió al hombre como elemento avisador de los peligros que el entorno le ofrecía. A lo largo de la cruel historia de la humanidad, la fuerza física, moral o monetaria, ha impuesto en las diferentes épocas sus formas más o menos visibles de atemorizar a las sociedades, para de ese modo tener el control de la situación y mantener el poder. Hoy, en el siglo XXI; donde “Las buenas formas” han sustituido a la ejecución o el martirio de aquellos que antiguamente no querían dar parte de los bienes ganados con su sudor a los gobernantes; la estrategia del miedo sigue vigente bajo el disfraz de palabras paternales y supuestamente conciliadoras. Ya en el súmmum del deliro más incomprensible nos hablan de todos esos millones de euros que se han ido -no se sabe muy bien a donde, o si, pero no se quiere decir-; y, como si el dinero se evaporase por arte de birlibirloque comienza la gran cruzada; no contra aquellos que se lo han llevado y se lo siguen llevando, no contra aquellos que nos lo han robado de las arcas que son de todos; sino contra los de siempre; el pueblo resignado que acepta, calla, otorga, y, encima, parece tener que hacer genuflexiones por haber sido malos y no seguir comiendo pan ácimo, viajando en mulo y trabajando de sol a sombra. Vivir para ver. Cada mañana cuando despierto, escucho cantar los pájaros y miro el cielo. Después pienso: “Últimamente estoy teniendo demasiadas pesadillas”. A medida que avanza el día compruebo que no es verdad  que esté delirando; que llevan toda la vida riéndose de nosotros en la cara, y muchos aún aplauden a los unos y a los otros. Ellos siguen con lo suyo. “Mientras los ciudadanos tengan miedo, menos pueden pensar”. “Cuanto menos piensen, más los vamos a torear”. Hay que reconocer que son listos para tenernos agarrados por los, vamos a decir “testículos”, para retorcernos el cuello; y que aún siga la gente en estado de shock con este fantasma pavoroso de inseguridad que lanzan cada día en sus proclamas. Cuando sea mayor, deseo ser cualquier cosa menos como ellos. Un insecto como el creado por Kafka no estaría mal. Para volar por sus cerebros pestilentes y excretar en sus lenguas venenosas. Ni la imaginación más luminosa, podría haber creado un sistema tan hipócrita, falso y execrable como el que padecemos los ciudadanos de este sitio llamado tierra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario